In #marcaespaña, Análisis, PC, Zona Indie

Red Goddess: Inner World

Crítica

Bienvenidos a la Fortaleza, hogar de los Dioses.O al menos allí estaríamos si todo hubiera ido bien. Pero desde los ojos de Divine, hija de los primeros dioses Odin y Lena, todo queda lejos. Perdidos sus recuerdos, aparece en un planeta que corresponde a su mundo interior para recuperar su vida y quizás, solo quizás, descubrir qué es lo que ocurrió.

Bienvenidos a Red Goddess: Inner World.

Creado por Yanim Studio, encontramos en este título un juego de aventuras en plataforma donde nos ponemos en la piel de Divine. Su mente, tras una terrible desgracia acaecida en su vida, crea un mundo seguro en el que puede refugiarse y restaurar todo lo perdido. Nosotros somos los encargados de guiar sus pasos, siguiendo las instrucciones de la voz en off del Narrador, que desde su visión nos explica lo extraño que estamos contemplando en ese planeta.

El mundo interior

Porque si hay algo que caracteriza este juego es una cierta incertidumbre sobre lo que encontramos. Mientras avanzamos para ver un maravilloso mundo en el que se respira la magia y la belleza, descubrimos un amplio mapa que abrir. Es un único escenario en el que vamos avanzando, superando obstáculos y caminando por sendas que a veces se nos permite o no atravesar, dependiendo de nuestra situación o nivel de progreso. Detalles que nos revelan un cuidado diseño de niveles, preparado para mostrar lo que debe ser visto en el momento oportuno. ¿Cómo funciona? Para saberlo debemos seguir asimilando conceptos.

El mundo interior de Divine está también poblado por seres inteligentes, humanos, que viven en la aldea de Amiel. Desconfían de su presencia en un principio, ya que han sido tiempos oscuros, coincidentes con todo lo sufrido por Divine. Pero algunos de ellos conocen su identidad y la importancia que tiene el hecho de que esté allí. El chamán de la aldea resuelve sus dudas: sus recuerdos han sido cristalizados y se encuentran dispersos por el mapa que ahora pisa. Encontrarlos es su objetivo y requisito para volver a casa, pues el número de cristales que poseemos nos permitirá atravesar portales que guardan nuevas zonas.

En ese encuentro con el chamán recupera una de las reliquias que pertenecen a Divine, y entonces ampliamos nuestras capacidades como nueva característica en el juego. Nuestra protagonista tiene dones mágicos como divinidad que es, pero hay poderes que residen en objetos que ha perdido pero puede rescatar. Este primer encuentro nos otorga una capacidad telequinética con la que mover objetos y usarlos en nuestro beneficio por el escenario. Y en nuestro camino encontraremos piezas con las que podremos desatar el poder que está dormido dentro de Divine: la Ira y el Miedo toman su cuerpo y lo transforman en un terrible ser lleno de matices por esas emociones. Así podremos hacer frente a los horripilantes enemigos que aparecerán tarde o temprano, que no son más que sus oscuros pensamientos hechos carne.

Los controles son fáciles de dominar, nada más que las dos crucetas de flechas y WASD para nuestros movimientos, y los poderes que obedecen a otras teclas F, Q y E. Pero eso no eliminará dificultad a los retos que nos esperan. Tenemos interruptores, a veces con temporizadores, que nos añaden grados de dificultad en el recorrido por las plataformas. Avanzamos alcanzando checkpoints que nos permitirán cargar partida en nuestras futuras sesiones de juego. Y las pantallas de carga están curiosamente decoradas como mecanismos ancestrales que nos dan paso a zonas en las que ya hemos estado pero que nos presentan nuevos eventos.

Red Goddess

Dos caras distintas

Como juego de plataformas, avanzamos en las dos dimensiones del espacio. A veces, la cámara nos acompaña en nuestro avance, pero en otras ocasiones, no lo hace y pasamos a una nueva sección. Los cambios a estas nuevas pantallas son, cuanto menos, bruscos para la vista. A pesar de ello, merece la pena observar lo que han creado como universo.

Red Goddess: Inner World es un viaje hacia el subconsciente. Las emociones negativas como el miedo y la ira son nuestras armas, tanto como para defendernos de los oscuros pensamientos como para alcanzar nuestros objetivos. Son parte de nosotros, y aunque a veces nos puedan convertir en algo horrible que no reconozcamos, permanecen y nos ayudan aunque sea para liberarnos. Encontrarás aliados en tu camino que esconden una terrible e interesante historia desvelada a trazos, y también enemigos que se mantienen velados. Recuerda, cuando la encuentras, la advertencia desde el inicio del juego: intentarán engañarte. Como cuando te dejas llevar por las emociones negativas, el mejor que puedo darte es: sigue tu instinto, déjate llevar por la curiosidad.

Descubre la verdad y entrega todo de ti para llegar al final de esta historia.

Beelzenef
Beelzenef
Rolera y escritora, iniciándome en el gamedev. La ciencia ficción define nuestro futuro. Los videojuegos pueden ser la forma de narrativa definitiva.

Leave a Comment

Send this to a friend