COLABORA EN NUESTRO PATREON

Análisis: Awesomenauts

Análisis: Awesomenauts 1

Awesomenauts, además de tener un nombre grandioso, es una rara avis en consola. Es un MOBA (multiplayer online battle arena), un género que se juega mucho más en ordenador, y tiene como carta de presentación una estética cuidadísima que lo emparenta con los dibujos animados de sábado por la mañana de los 80 y un sentido del humor que no deja indiferente.

De hecho, el juego casi está planeado como una serie de dibujos, con su propia sintonía presentándonos a los Awesomenauts: un grupo de mercenarios en el futuro lejano, que lucha en la guerra que mantienen dos grupos de robots que no se ponen de acuerdo en qué número binario es el más importante. Para ganar cada batalla deberán destruir la base de los robots «malos» mientras recolectan un nuevo metal que se ha convertido en la base de la economía galáctica.

¿Cómo? La propuesta es muy simple: nos enfrentamos en distintos mapas en 2D en equipos de tres, ya sea online o de manera local en pantalla partida. El objetivo es destruir la base del contrario, y para eso tendremos que recorrer los escenarios eludiendo las torretas, acabando con los enemigos y fundiendo el reactor de la base de nuestros oponentes. Un sistema sencillísimo, que se va complicando con la necesidad de adoptar distintas estrategias para ganar, muy relacionadas con el tipo de personaje que estemos manejando.

Aquí es donde entra el punto de humor y mayor complejidad del juego, pues cada Awesomenaut tiene unas habilidades y manejo muy distinto. Así, en vez de distintas clases de personaje, lo que encontramos es a seis protagonistas (en breve el elenco se ampliará vía DLC) que son el día y la noche: desde un cowboy clonado con armas a distancia hasta un mono soviético superinteligente o una rana humanoide rapera del ghetto. Echadles un ojo en la web, que trae su historia, porque son realmente graciosos. Cada uno de ellos tiene su propia sintonía, un montón de frases (en inglés) y su estilo de juego, que podremor variar un poco a medida que compremos power-ups con las monedas que ganamos al matar enemigos o recogerlas por los mapas. No es que cada uno obedezca a las clases clásicas (que si tanque, que si healer…) pero se parecen, aunque son más personalizables.

Análisis: Awesomenauts 3

Todo esto lo haremos con un estilo gráfico colorido y muy simpático. Hay mucho detalle visual en los mapas (de momento son sólo tres, se prevé adición también vía DLC) y en el diseño de cada personaje, con unos gráficos vectoriales muy solventes. Es agradable encontrar un título con un diseño tan distinto a la sobriedad y seriedad habitual, es muy fácil sumergirse en él desde que empezamos a jugar.

Más allá del diseño o de la broma constante que es Awesomenauts, su característica más destacable es lo mucho que engancha. Los enfrentamientos no suelen durar mucho (aunque se pueden alargar dependiendo de la habilidad de los contendientes o la presencia de bots, menos agresivos), con lo que nos encontraremos echando partida tras partida y probando a los distintos héroes hasta conseguir llegar a la excelencia en uno de ellos. Es muy fácil picarse con los demás jugadores y el título bebe de eso: está hecho por y para los que se disfrutan del enfrentamiento y la competición con otros. En general funciona muy bien online, está optimizado a tope, es fácil encontrar partidas (incluso nos podemos unir a una ya existente y recibir puntos para igualar al personaje a los que ya están) y no hay LAG. Como digo, todo muy pensado para el multijugador.

La pega que se le puede encontrar es que es un estilo al que no suelen estar habituados los jugadores de consola, que requiere su aprendizaje e ir adaptando las estrategias. No es que sea un juego difícil (esto lo marcan los rivales), pero sí es muy complejo, algo que va desapareciendo de las consolas. Y quizá haya jugadores que no quieran pasar por el necesario valle de lágrimas hasta que se aprende a jugar bien. Otro problema puede ser, para algunos, la carencia de modo para un jugador (hay modo práctica con bots, pero nada remotamente parecido a un modo historia), que quizá hubiera alegrado un poco más al juego con una trama tontorrona con la que aprender mejor el sistema de juego para el online.

Sea como sea, Ronimo Games han sabido alumbrar un título poco visto fuera de ordenadores. Simpático, agradable estéticamente, con una jugabilidad muy pulida y demasiado adictivo, es un must para todo fan de la competición online y la complejidad jugable. Un título más que notable, al que sólo le faltan unos cuantos mapas más para rayar la excelencia. Ahora, quien quiera un modo historia o un juego sencillito, ya puede huir.

X