COLABORA EN NUESTRO PATREON

Alan Wake… Wake Up!!

Esto se supone que iba a ser un primeras impresiones estándar de Alan Wake en xbox 360, pero ahora mismo, tras terminar el primer capítulo, estoy completamente perdido. Creo que para empezar a entender lo que supone Alan Wake y lo que nos plantea, debemos acordarnos de Edgar Alan Poe y de lo que suponía leer alguna de sus historias, o acordarnos de lo que engancha una serie como LOST, cuando en el mejor momento termina el capitulo. Tenéis cualquier otro análisis por ahí que os cuente quién es Alan Wake y todo eso, en este artículo obviaré ese tipo de detalles.

Para empezar uno aborda este juego como cualquier otro, uno espera una intro, un tutorial, en fin esas cosas. En Alan Wake ya estamos completamente dentro de la historia y completamente implicados con ella pasados los primeros cinco minutos, así que me paso por el forro a toda la crítica del sector, porque para empezar, Alan Wake es una mezcla de géneros literarios con géneros cinematográficos y con géneros del mundo de los videojuegos: Creo que no he visto nunca algo así en una consola.

Por ejemplo, en todos los juegos encontramos notas que nos van contando la historia de una forma muy efectiva, las hemos visto en Bioshock, también en Dead Space, pero en Alan Wake no sólo son notas que nos cuentan la historia, son el advenimiento de lo que va a ocurrir, y cuando ocurre y estás ahí, no te lo crees.

Otro punto fuerte es que aquí no hay fases, aquí hay capítulos, y cuando digo capítulos me refiero al formato de capítulo que tiene una serie de televisión, es decir, ese “previously on Alan Wake” no sólo sirve para recordarnos todo lo que hemos vivido hasta el momento y no perdernos nada, si no que realmente le da un sabor muy especial a todo, sobre todo cuando se termina el capítulo en el mejor momento. La forma en la que se cuenta todo es en primera persona, por lo que nos sentimos igual de perdidos que el protagonista, en la oscuridad.

El sistema de lucha es perfecto, tenemos una linterna y una pistola, y hay que cargar la pistola y la linterna, ya que, para que a los enemigos les haga efecto las balas es necesario enchufarles antes con la linterna. Además podemos esquivar los golpes de una forma muy sencilla, gracias a un control muy suave de los movimientos. Cuando el juego quiere mostrarnos algo, nos pide que pulsemos el stick L, de esa manera la cámara se centra en el punto importante, igual que en el Gears of War.

El apartado sonoro es jodidamente espectacular, en las intros con unas melodías orquestales muy emocionales, y en la oscuridad con unos efectos de sonido perfectos para lo que se está contando, sin ser totalmente terroríficos, que acarician más el oído que los de un Silent Hill. Igual que en las series de TV, tenemos una melodía para el inicio del capítulo y otra para el final, que por cierto me ha encantado, ya que es de un palo country-tarantiniano muy apropiado.

La versión en inglés del juego tiene una voz de narrador en primera persona que acojona, la calidad de los textos y la forma que tienen de meterte en la historia únicamente leyendo me recuerda a las veces que he estado acojonado en la cama leyendo alguna novela de Poe. Ahora cuando apagas la consola es como cuando cierras el libro y te parece mentira que unas cuantas hojas te hayan hecho sentir así.

Las cámaras, la fluidez de las acciones y la puesta en escena tiene una calidad pocas veces vista en un juego. Todo está perfectamente indicado para que no te pierdas ni un poquito, lo que se agradece bastante en un juego con las pretensiones de Alan Wake: contarte una historia en la que tu eres el primer protagonista.

Al final del primer capítulo hay una habitación donde debes activar un botón para pasar a la siguiente zona. En esa habitación hay una televisión. Encender la TV y esperad a escuchar toda la historia, no voy a decir más pero ese tipo de detalles ganan muchos puntos en un juego.

La luz y la oscuridad tienen un papel muy importante, siempre hay que buscar la luz, y alejarse de la oscuridad, pero creo que lo realmente envolvente del juego, al menos hasta la parte que he podido ver, es el tema de los sueños que se mezclan con la realidad y que es casi imposible no comparar ciertos momentos con Silent Hill (casi de forma calcada), aunque aquí vivimos los sueños casi más como los vivía Max Payne: de repente te ves metido en ellos  y tienes la intuición de que estás soñando y de que todo es un sueño, pero un sueño lucido, un sueño en el que sabes que estas soñando, sabéis de que hablo?…

Tras todo lo que he comentado aquí, diré que mucho se tiene que estropear la historia para que este juego no esté justo en el escalafón inmediatamente anterior a Silent Hill 2 dentro de mis aventuras preferidas. Mientras estoy escribiendo esto pienso en algunas escenas que me han dejado flipado literalmente, y en como ha terminado este primer capítulo, y siento ese hambre de jugar que no tenía desde hace tiempo.

Cuando lo termine es posible que haga un análisis, pero creo que va a ser complicado hacerlo por esa mezcla de géneros tan sabia que representa Alan Wake: esto es una historia y lo importante es lo que nos quieren contar y como nos lo cuentan, poco me importan las texturas, los efectos de movimiento, iluminación y sombras… eso lo dejo para el resto de grandes webs.

Alan Wake, Wake Up!!

X