COLABORA EN NUESTRO PATREON

1001 Videojuegos que debes jugar: Heretic

Heretic1001 Videojuegos que debes jugarCorría el año 1994, Doom había llegado el año anterior para quedarse e iD Software buscaba nuevos éxitos para consolidarse en el mercado. Por otro parte Raven Software ya había probado suerte en el mundo de los videojuegos con Black Crypt (1992, juego de rol ambientado en mazmorras), Shadowcaster (1993, juego de rol en primera persona bastante curioso) y Cyclone (1994), su primera apuesta por el mundo de los disparos en primera persona. Todos estos juegos pertenecían a la ambientación de espada y brujería, muy de moda por aquellos tiempos donde los juegos de rol en primera persona tenían un estatus hegemónico.

Esta evolución desde los juegos de rol hasta los juegos de primera persona no pasó desapercibida por los estudios iD Software. Romero y compañía les entregaron el motor del primer Doom para que desarrollaran un juego de disparos en primera persona con elementos de rol ambientado en un mundo oscuro de espada y brujería y el resultado de esta combinación no pudo ser mejor.

Heretic fue uno de los primeros juegos de acción donde podías interaccionar con los elementos, utilizar objetos al más puro estilo de juego de rol y donde incluso podía elegir el personaje jugable que más se adaptara a tus gustos entre los tres disponibles. Heretic es un juego que pese a sus años aún te hará encogerte en el sillón en muchos de sus espacios. La perfecta combinación de oscuridad y luz, penumbra y antorchas, ruidos de diablos riendo, el viento y demás sonidos hacen que, a pesar de sus vetustos gráficos, te lo pienses dos veces antes de entrar a pecho descubierto en más de una estancia. En definitiva, la ambientación del juego está perfectamente conseguida.

Las armas, como no podía ser de otro modo, están adaptadas a este mundo tan bien recreado. Empezarás con tus propios puños o un bastón para poco a poco ir consiguiendo armas diferentes y tan atractivas como los guantes del necromántico, capaces de lanzar rayos de energía a tus enemigos o diferentes bastones capaces de lanzar devastadores conjuros. Y estos poderosos ataques los vas a necesitar, porque al igual que todos los juegos de acción de esa generación (la generación dorada de los FPS) la dificultad está muy bien balanceada, pero claro, balanceada hacia la provocación de tirar el ordenador por la ventana, porque algunos jefes y algunos escenarios son particularmente difíciles y suponen un verdadero reto. Aunque para intentar paliar esta dificultad los desarrolladores del juego implementaron el uso de objetos para potenciar las habilidades del jugador. Cosa nunca antes vista en un juego de acción en primera persona. Podías utilizar desde tomos de poder para incrementar tu poder de forma temporal hasta anillos de invulnerabilidad.

Los gráficos han envejecido bastante bien. El que haya jugado a estos juegos hace años no le supondrá ningún problema volver al jugarlo. Es más, podríamos decir que todo lo contrario, volver a jugar a estos juegos supone una placentera vuelta a tu niñez o juventud y como la nostalgia es un arma muy poderosa, pronto te encontrarás matando esos asquerosos diablillos voladores tardes enteras. Y si, tras pasártelo, sigues teniendo ganas de continuar jugando, Heretic tuvo sus continuaciones, Hexen, Hexen II y Heretic II, este último en tercera persona.

Y para acabar, lo que me ha llamado a escribir estas líneas, es la liberación del código del juego en el año 1999. Esto ha permitido que se multipliquen los mods y las modificaciones para el juego original, existiendo incluso revisiones gráficas y jugables completas que lo hacen aún más atractivo para la actualidad.

  1. Qué maravilla, oiga.

    Yo a Heretic apenas le di, pero recuerdo estar muy enganchado de pequeño al Hexen. Me parecía flipante el poder elegir la clase de personaje y que la ambientación fuera tan distinta de la de Doom. Juegos para recordar y reivindicar 🙂

  2. Creo que el autor está mezclando recuerdos de Heretic con Hexen, porque Heretic era prácticamente Doom pero con un “facewash” ambientado en un mundo de mágia y demonios, no podias elegir personaje como describe, ni usar puños o espadas, el arma más básica era el bastón, que obviamente no se quedaba sin munición, pasando por diferentes báculos, fue en Hexen donde podías elegir entre tres diferentes personajes, usar puños y espadas.
    Heretic tiene un diseño de niveles hermoso, muy superior a lo visto en Doom y Doom 2, lamentablemente algunos niveles son tan complejos que requieren buscar en internet una guía o dos.

  3. Pues el gran olvidado y que no sale ni en la tienda de steam ni en gog es el Heretic 2. Cambiaba a tercera persona y fue de los primeros realmente bien hecho para la época. Recuerdo haberlo jugado y disfrutado a tope, tanto o más que un primera persona. Había plataformas, puzzles, acción y magia como en los de primera persona, mapeado extenso, secretos y una buena historia. A lo mejor alguien lo tiene más fresco en mente, yo tengo un recuerdo general de este.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X