Winter: Aventura glacial

Javier Alemán

Entiendo que una severa preocupación por el cambio climático empieza a instalarse en la cabecita de toda persona que no lo tuviera ya presente, ¿no? Porque no dejan de llegar videojuegos inspirados en la hecatombe climática, que muestran posibles futuros donde el día a día del ser humano se ha convertido en una infinita mierda con la muerte de las estaciones y las temperaturas extremas. Curiosamente, a donde están yendo muchos es a la nueva glaciación y al frío de pelotas; en vez de al más lógico escenario en el que hace un puto calor infecto que no hay playa que quite, con sus océanos desbordando e inundando la Tierra. Videojuegos en los que se han averiado las calderas del mundo, como ICY, Impact Winter, Richard & Alice… podría tirarme un rato enumerándoles videojuegos con esa premisa, pero mejor no divagar más.

Winter se une al club del pelete. Un colectivo de freelancistas llamado Madorium Interactive se ha puesto a trabajar en él con una idea clara en mente: la vuelta de un hombre a su hogar, en un mundo de nieve y guerra eternas. No queda claro si está desertando de su ejército, pero sí que está solo y que debe moverse a través del mundo helado para volver a su casa.

Así que una vuelta a casa en medio del invierno eterno, esta vez con formato point & click y episódico. Winter lo fía todo a su mundo, su banda sonora y sus puzles, y yo no puedo evitar acordarme un poquito de Dead Synchronicity al ver su acabado visual. A falta de ver más y de entrar en profundidad en él, que es cuando se apreciará su valor, al menos yo me he quedado con las ganas de conocerlo.

(Denle un cariñito en Greenlight, si quieren)

Escribe tu comentario