Dystopicon: En la caja tonta

Javier Alemán

Si me siguen en Twitter (aviso: hablo poco de videojuegos) les resultará familiar mi habitual queja de que tenemos el peor de los cyberpunks posibles: todo lo malo, bien pronosticado por el movimiento literario, pero ni siquiera los implantes fardones con los que molar. Desde start-ups que venden sangre de gente joven hasta la última app de mierda que promete solucionar un gran problema como puede ser el tráfico para acabar reinventando la guagua, tenemos ejemplos para tirarnos horas dando la chapa con esto, pero entiendo que ustedes no vienen a aquí a leer críticas sobre el solucionismo tecnológico y que esperan que les hable de Dystopicon y les explique a qué esta introducción. Bueno, atiendan, que voy.

Los compatriotas de OveR Software han imaginado una distopía que realmente no diverge demasiado de nuestro mundo actual: hay un gobierno de mierda que no puede cumplir las promesas con las que cimienta el régimen, por lo que hace todo lo posible para que la gente se enganche a su propaganda y esté distraída. En este caso, alejándose de esa perniciosa Internet y volviendo a la clásica televisión. En Dystopicon estamos confinados en nuestra habitación y nos pagan por visionar programas: a más pro-gubernamental más dinero, pero también más alienación, incomodidad y hartura. Porque, como si de un life-sim se tratara, tendremos a la vez que atender a nuestras necesidades… sólo que todo lo que hay en nuestro apartamento que puede hacernos bien vale dinero, salvo dormir.

¿Han visto qué pocos recursos se necesitan para hablar del capitalismo, del aislacionismo tecnológico y la individualización extrema de una sociedad en la que faltan comunidades? Una tele, un cuarto del que no se puede salir, el hambre y la náusea y tratar de sobrevivir un día más. Un poco lo que hacemos día a día, traducido a una exageración para que lo entendamos.

Dystopicon está ya disponible en itch.io y pueden llevárselo gratis a casa. No me sean ratitas, anda.

About
Javier Alemán
Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.
Comments

Dejar un comentario

Send this to a friend