Dark Train: A través de los raíles

Javier Alemán

Permítanme que acabe la semana un poco enfadado con ustedes.

¿Por qué, se preguntan? Porque nadie me ha avisado de la existencia de Dark Train. Y aunque entiendo que también es cosa mía avisarles a ustedes de todo cuanto es bonito e indie, hubiera agradecido el detalle de llegar a él antes. Muy mal, muy mal tener que enterarme a través de las ofertas de Steam de semejante locura. Un videojuego que se presenta con una declaración muy sencilla: es una aventura en 2D a medio camino entre la ciencia ficción y la obsesión industrial, completamente hecha en papel. ¿Cómo se quedan, igual que yo? ¡POR QUÉ ME HAN ESCONDIDO ESTO, MALANDRINES?

Dark Train es obra de los checos Paperash Studio y salió el año pasado. Nos lanza a un mundo muy propio, un universo industrial en el que cumpliremos el último encargo que recibió el extraño inventor D. W. Tagrezbung. Un cliente misterioso le ha pedido que elabore un modelo que contenga todo lo conocido sobre la civilización humana y el mundo habitado, pero a la vez, que no se lo lleve nadie. Así que tocará manejar al tren autosuficiente que ha elaborado el buen señor para la tarea.

A mí esto, qué quieren que les diga, me ha dejado loquísimo. Creo que hay un montonazo de trabajo detrás, tanto en el diseño del juego en sí mismo como en el universo que han creado para darle cobijo a esta oscura locomotora.

Hace un mes, además, anunciaron que habrá una precuela del juego que le da una vuelta a la jugabilidad: Dark Train Coupe. Mismo mundo pero ahora en forma de novela visual, explorando otros detalles de esa Border City que hemos recorrido en el título anterior. De la narración sin palabras del juego padre al libro digital.

Quizá me haya dejado llevar por la emoción a lo largo del texto, pero es que estas cosas me pierden, amigos. Al menos sepan que les perdono y queden avisados de que Dark Train Coupe llegará a finales de año para PC y Mac.

About
Javier Alemán

Co-administrador de Nivel Oculto. Escribo libros y vivo una hora por detrás del mundo civilizado. Una vez Juanma me emborrachó en un restaurante alemán.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies