Juega Mario Kart 7 y olvídate del mundo

Es lo que tienen estas fiestas, te pones a dar una vuelta por los centros comerciales y de repente te hallas en la disyuntiva de elegir entre Mario Kart 7 o Super Mario Land 3D por obra y gracia de mi mujer… cuando uno no esperaba ni por asomo recibir tal sorpresa tal y como está el patio económico. Creo que opté por la opción correcta.

Siempre hemos sido fieles a esta saga, pero quizá al que hayamos jugado con más intensidad ha sido la versión para Game Cube, a pesar de tener en nuestro armario de juegos el grandioso Mario Kart de Wii con su volante. No hace falta decir que este es uno de esos títulos que están disponibles en todas las consolas de Nintendo, y que siempre hace gala de la calidad de los First Party… pero con tanto lío últimamente a veces a uno se le olvida.

Hace poco, en el Gamefest Twinsen y yo pudimos echar un vistazo al juego muy brevemente y en unas consolas de expositor con la pantalla arañada y sucia, pero el ruido ambiental anulaba cualquier intento de la consola por sorprendernos con sus sonidos. En aquél momento recuerdo que pensé, “si, la verdad es que mola”, pero entonces ignoraba totalmente cómo Mario Kart 7 cambiaría mi vida con la 3DS.

Salimos del centro comercial y llegamos a casa. Ahora lo hacemos en coche, antes era en el autobús, con lo que el momento poco valorado del desprecintado del juego y el sentimiento del estreno tiene otro sabor más casero. Siempre abro las cajas con mucho cuidado, lo hago con mucho respeto, sobre todo cuando el juego tiene un nombre tan histórico como Mario Kart 7. Cuando ves el cartucho ahí colocado realmente no te explicas cómo puede caber semejante juegazo en un trozo de plástico y un poco de circuitería barata. Por eso se justifica fácilmente cogerlo con tanto cuidado e introducirlo en la ranura de la consola como el que coloca el anillo de boda a su mujer.

Justo el día anterior había actualizado el firmware de mi 3DS. Intenté grabar videos en 3D, pero me dejé los ojos y sinceramente, los juegos de la plaza Mii no es algo que me impresione demasiado, y siempre los dejo para el final. Me faltaba entonces un juego con el que probar las nuevas funcionalidades de los contactos y la plaza Mii, porque el tema de poder bajarme demos de la eShop vendría en cuanto a Nintendo de la salga de las narices, a pesar de contar ya con el soporte para ello en esta versión de firmware.

Total, que llegamos a casa, pusimos el juego en la 3DS y empezamos a fliparlo, literalmente. El menú inicial del juego ofrece diversión directa: un jugador, multijugador local, o multijugador en linea. Debajo de estas tres opciones más populares y conocidas, tenemos “Canal Mario Kart”, que nos da acceso a descargarnos “fantasmas” de la gente que nos encontremos online, y acceso a las comunidades, que no son, ni más ni menos, que ligas de carreras donde participa muchísima gente. 3DJuegos por ejemplo se ha montado su propia comunidad, en la que puedes entrar y participar. La creación de una comunidad permite configurar, entre otras cosas, los objetos que habrá disponibles en las carreras, los karts, los tipos de neumáticos, los tipos de parapente, y los tipos de carrera. Si no te lo pasas bien con esto es culpa tuya no del juego, que hace una auténtica gala de opciones para competir con quien sea y cuando sea. Lógicamente podremos también recibir todos estos datos por StreetPass, y las personas que te encuentres en Streetpass te aparecen en una lista para que luego puedas jugar con ellos por internet. En el menú multijugador online tenemos disponible una lista de nuestros rivales recientes y nuestros amigos, incluso podremos ver a que están jugando. En mi caso por el momento únicamente me he topado con gente de EEUU, China, Japón y España.

Con todo esto termino la parte quizá más innovadora de la consola y el juego. En Mario Kart 7 se terminaron los códigos de amigo. Lo único que os recomiendo es que juguéis durante años a las carreras más offline en primer lugar por desbloquear todo, y en segundo lugar para que tengáis el culo duro como el hormigón y no os pongáis a llorar con vuestro Mii si perdéis todas las carreras que echéis, como ha sido mi caso. Mi mujer ha decidido ni intentarlo.

¿Qué más impresiona del juego?, el sonido está muy mejorado, notaréis que el volumen es bastante más elevado de lo que nos tiene acostumbrado la consola. La música y los efectos especiales (muy muy graciosos) son una auténtica maravilla para los sentidos, con arreglos de otras versiones y composiciones totalmente nuevas. En el apartado gráfico es impecable, las 3Ds mejor diseñadas hasta la fecha y la definición de la pantalla se agradecen mucho.

Esta versión de Mario Kart permite tunear el coche de forma muy básica, con diferentes ruedas y elegir uno de los famosos parapentes, que variarán los parámetros de velocidad, aceleración, peso, manejo y todo terreno. Además de poder conducir con Mario y sus amigotes, podremos conducir con nuestro propio Mii, como en la versión de Wii, dándole un toque mucho más personal a la experiencia. Otra de las novedades más llamativas en cuanto a los coches son los parapentes. Yo pensaba que era una estupidez como un piano, pero la física está muy bien hecha y propone muchos cambios en los circuitos. Por ejemplo gracias al parapente llegaremos a zonas que no hubiéramos podido llegar de otra forma, atajar o llegar antes que otros coches siempre que hagamos un uso inteligente del parapente. Hay que tener cierta habilidad para maximizar la distancia recorrida, pero además para esquivar los objetos que nuestros adversarios puedan arrojarnos en medio vuelo. En resumen, un genial añadido a la idea original de toda la vida. Por otro lado podemos también sumergirnos bajo el agua, esto añade otra dimensión más a los circuitos. Estas dos novedades nos darán acceso a los mil atajos que hay ocultos en todos los circuitos del juego y que marcan la diferencia entre un gameplay lineal y uno mucho más elaborado. Esto último es crucial y siempre lo ha sido en todos los Mario Kart hasta la fecha: cualquier persona puede jugar, desde mi abuela hasta el hardcore gamer más enfermizo, y todos disfrutarán de una magnífica experiencia.

En cuando al modo offline, tenemos los tres niveles de siempre, 50 cc, 100 cc, y 150 cc. Más rapido, más dificil, y gradualmente se nos penalizará nuestro progreso con mayor ira, haciendo gala del genial sistema de dificultad dinámico y democrático de Mario Kart. Aquí no hay nada nuevo pero la fórmula es inmortal, como dicen los heavies del heavy metal. Durante las carreras podremos ir recogiendo monedas (que también nos arrebatarán los enemigos) para desbloquear coches y nuevos componentes. El control únicamente es posible con el pad analógico y no con la cruceta, por mucho que he buscado no he visto la forma de cambiarlo.

En el diseño de los circuitos se ha seguido la lógica de siempre: o se trata de circuitos nuevos, o de anteriores entregas de Mario Kart (hasta los de Wii) con alguna modificación que los hace más interesantes, sobre todo jugando con las dos novedades principales, el parapente y el agua. En cuanto a los objetos existen algunas novedades destacables: la cola de mapache evitará que nos de cualquier concha y además podremos golpear a nuestros enemigos siempre que estén muy cerca. Por otro lado tenemos la ruleta 7, que aparece en muy contadas ocasiones y que otorga a su poseedor un circulo a su alrededor con todos los objetos disponibles. Un detalle que se me olvidaba: ¡Ya no hay cajas falsas!.

A partir de aquí es el mismo juego interminable, que siempre te acompañará en cualquier lado y con el que siempre tienes asegurado un buen rato, sólo o en compañía. Mi mujer no se ha podido despegar de él desde que lo tenemos, y yo tampoco. Mario Kart es el ejemplo más claro de que a una consola la hacen sus juegos: desde que carga Mario Kart 7 tu consola no será la misma, se verá mejor, se oirá más alto y además te lo pasarás mejor que con todos los juegos que hasta hoy hay disponibles. Si además le añadimos las mejoras en todo el apartado multijugador, se hace realmente complicado encontrar puntos negativos. Lo único que puedo decir en su contra es que en ocasiones el stick analógico se me ha encasquetado en algún giro cerrado, de forma muy ocasional, pero eso es más achacable al hardware que al software. Se trata de una compra obligada para cualquier poseedor de 3DS estas navidades.

Oscar Martinez Paredes
Oscar Martinez Paredes
Llevo HAMANDO los videojuegos desde que soy capaz de acordarme. Colecciono esporas mohos y hongos y en mis ratos libres soy un IT Ninja.
Entradas similares

Queremos saber tu opinión

Háblanos

Prometemos hacerte caso.

6186431969_224059c384_z